Basílica de Santa María la Mayor - Roma, Italia
Santuario del Hermano Gregorio - Venezuela
Santuario del Hermano Gregorio
Donde Jesús se bautizó a sus 33 años - Peregrinaciones a Tierra Santa
Castillo de San Ángelo - Italia - Peregrinaciones a Santuarios Marianos de Europa
Castillo de San Ángelo - Peregrinaciones

ESPECIALISTAS EN TURISMO RELIGIOSO
Desde 1995 llevando peregrinos a TIERRA SANTA y a los diferentes Santuarios del Mundo.                                                       Envianos un mensaje por:  Whatsapp  -  Facebook

Peregrinación de la Ruta de San Pablo

Con la Comisaría de Tierra Santa y la Custodia Franciscana de Jerusalén.

Esta peregrinación va tras los pasos del “Apóstol de los Gentiles” y realiza dos recorridos:

  1. “Siguiendo los pasos de San Pablo”, que nos permite visitar en Turquía  los sitios donde evangelizó el Apóstol: Antioquía de Pisidia y Esmirna, la región de la Capadocia, que sirvió de refugio a los cristianos, una de las siete iglesias del Apocalipsis, la antigua ciudad de Éfeso, donde se encuentra la casa que según la tradición compartió San Juan Evangelista con la Virgen María, y otros lugares cristianos y turísticos de mucho interés como el Palacio Topkapi, el Gran Bazar, Santa Sofía, etc. En Siria conoceremos su capital, Damasco, donde San Pablo fue derribado por la luz cegadora, la pequeña iglesia dedicada a Ananías, aquí San Pablo recuperó la vista, también iremos a Malula, el único lugar donde todavía se habla arameo, la lengua de Jesús, y otros sitios de importancia.  
  2. “Siguiendo las huellas de Jesús”, que luego de conocer Jordania, donde visitamos Petra, una de las maravillas del mundo, nos permite pasar la frontera e ingresar en Israel, corazón y raíz de la cristiandad, para seguir los pasos del Hijo de Dios visitando: Nazaret, Belén, Cana de Galilea, el Monte Tabor, el Monte de las Bienaventuranzas, Cafarnaúm, la ciudad de Jesús, El Mar de Galilea y finalmente, en Jerusalén, centro de fe y esperanza para las generaciones, recorremos el Monte de los Olivos, Getsemaní, la Vía Dolorosa y el Santo Sepulcro; aquí nuestros ojos podrán ver, nuestro corazón sentir y nuestras manos tocar al Resucitado.